FANDOM


El Director Kakuzawa es el antagonista principal de la serie. Él está a cargo del centro de investigación donde el joven Diclonius Silpelits y Kaede "La Reina" fueron trasladados. Su objetivo aparente y público era contener la amenaza Diclonius, ganando así el apoyo y la cooperación del gobierno de Japón. En realidad, él quería todo lo contrario: convertir a los Diclonius en la especie dominante de la tierra, aniquilando en el proceso a la raza humana.

Kakuzawa tuvo tres hijos conocidos: el hijo mayor, que estaba activo en la jerarquía del proyecto de investigación y estaba muy en el mismo molde de la personalidad como él, una hija, Anna, que carecía de la tendencia familiar de poseer cuernos en la cabeza y una visión a nivel de genio en la ciencia y los negocios, haciéndole creer que ella era inferior como resultado, y un hijo, nacido de su acto de violación a la madre de Kaede, quien era uno de los únicos Diclonius de sexo masculino conocidos con la capacidad de reproducirse, que eran junto a Kaede una de las claves de su soñar con volver a despertar el poder en su línea familiar. Se le representa como un fanático, dispuesto a sacrificar a cualquiera, incluyéndose a sí mismo para lograr su objetivo. Su autoridad personal era enorme, lo que le permite el acceso a la elite del equipo Asalto Especial de Japón, algo normalmente reservado para el Primer Ministro. Incluso cuando vio frustrado todo por lo que se esforzó en última instancia a nivel personal, sus planes y proyectos más tarde perseguirían al mundo al provocar una guerra ruinosa.

Personalidad

Debido a las circunstancias que rodean su entorno familiar y al pasado de sus congéneres, Kakuzawa desarrolló un odio abierto hacia los seres humanos, odio que ha transmitido directamente a sus principales descendientes.

Kakuzawa se comporta como todo un fanático con tendencias psicópatas, dispuesto a sacrificar a cualquier persona o a su propia familia con tal de lograr su propósito.

También era un hombre frígido, casi inhumano, que no sentía ningún remordimiento por matar gente, violar mujeres e incluso usar a sus hijos. Él personalmente dispararía y mataría a otros con su mano. Por ejemplo, prácticamente no tuvo una reacción discernible a la muerte de su hijo mayor. Una vez, simplemente para demostrar un punto, disparó a través de su mano.

A pesar de su personalidad psicopática, Kakuzawa era una persona muy intelectual, culta e inteligente, un rasgo compartido por su familia, para demostrar que era superior a los humanos.

Sin embargo, el Jefe se mostró amable con su hija Anna, diciéndole que, solo porque no tenía cuernos, eso no la haría tonta, solo que aprendió lentamente. Cuando la transformó radicalmente en un monstruo gigante, para darle poderes precognitivos, creyó firmemente que la había convertido en una Diosa. Pero incluso entonces, la forma de globo no era su cuerpo real, sino una mera caparazón que había crecido a su alrededor. Parece que lo hizo de esta manera, para no dejar que dañe su cuerpo original, pero también es posible que no haya otra manera, o que necesitaba un dispositivo de seguridad para controlarla, si surgiera la necesidad.

El Jefe tenía una fijación inmensa en la historia judía-cristiana / Monoteísta occidental bíblica del Génesis, y él creía firmemente que ser el padre del 'Nuevo Adán' en efecto, lo haría el único Dios verdadero, desplazando el original en las mentes de la nueva carrera dominante por venir. Al igual que su creencia de que su pueblo y el de Lucy eran de la misma especie, su fijación parece haberle cegado a la idea de que tratar de desplazar a Dios y a la Humanidad lo convertiría en Lucifer.

Apariencia

Es un hombre de edad avanzada, es alto y es físicamente parecido a su hijo mayor. Normalemente viste de manera formal, con un traje negro, blusa blanca y corbata roja. El en su cabeza tiene unos cuernos de diclonius pero que eran de pruebas que normalmente esconde debajo de una peluca, es decir que esos cuernos no tenían las mismas capacidades y habilidades de un diclonius o silpelit como Lucy, Nana, Mariko, etc.

Historia

Desde hace miles de años, los miembros de la familia Kakuzawa se obsesionaron con la creencia mitológica de que, una mutación genética hereditaria que provoca una malformación de sus cráneos que produce que se formen unas protuberancias parecidas a los cuernos en similitud a los de los Diclonius. Este mito dijo que eran descendientes de los demonios (debido a sus cuernos) y que una vez en la familia existió un demonio puro el cual ejercía amplios poderes sobrenaturales, cuya existencia se diluyó por los matrimonios mixtos con los humanos sin cuernos. Después de su línea de sangre se diluyó, fueron expulsados ​​de sus tierras y perseguidos por los seres humanos sin cuernos, una situación que Kakuzawa compara con el destino de los neandertales. Los Kakuzawas migraron a una cueva subterránea, en la parte inferior de una pequeña isla, situada frente a la costa de Kamakura, con el fin de sobrevivir. El sitio se convirtió en un lugar sagrado, donde rezaron por la llegada de un Mesías, un análisis de sangre "demonio" ​​puro que restauraría la grandeza de los Kakuzawa.

Diclonius

Después de la aparición de una poderosa raza de seres con cuernos en los tiempos modernos, Kakuzawa pensó que ahora tenía la prueba absoluta con respecto a las historias de sus antepasados. Creyó completamente de que esta especie era la misma que la suya, él utilizó Homo Diclonius (dos cuernos) para describirlos. Fundó, con un poco de ayuda del gobierno (no está claro el grado en que el gobierno de Japón con la ayuda o tenía control sobre él, pero estaban ansiosos de ocultarlo) una instalación destinada a estudiar y controlar Diclonius, en particular la línea de sangre que produjo el Reina, que llegó a la conclusión era el Mesías tan esperado de su especie. Fue él quien cambió el nombre de Kaede a "Lucy" después de los restos fosilizados de una antigua mujer Australopithecus cuyas cepas de ADN se encuentran en todos los grupos humanos, hasta hoy, siendo considerados en el momento de la publicación original del manga como una especie de Eva mitocondrial, ya que pretende que sea "madre" de una nueva raza.

Él construyó el Instituto de Investigación Diclonius en la isla que una vez se escondió y albergaba sus antepasados ​​perseguidos. Con el fin de aprender el origen de la Reina Lucy, buscó a sus padres. Después de descubrir que la madre de Kaede tenía la capacidad de dar a luz a una Diclonius totalmente reproductiva, el Director Kakuzawa trabajó duro para producir más a nivel de la reina Diclonius. Sólo una criatura Diclonius nació de esto, un hombre totalmente reproductivo, nacido del acto de violación de Kakuzawa a la madre de la niña Silpelit llamada Kaede, poco antes de su suicidio. A pesar de la disección de sus órganos reproductivos, los intentos de inseminación y otros métodos, el niño siguió siendo el único resultado.

Projecto Lebesborn

Kakuzawa y su familia desarrollaron un proyecto de eugenesia, con el objetivo de construir una Nueva Humanidad, hecha de sólo diclonius puros, y destruir a la "vieja tonta" humanidad. El proyecto se dividió en dos etapas: la primera fue la de transmitir el virus Diclonius en una escala global. Mientras que esto se logró, su objetivo fue detenido por la vacuna que, irónicamente, su hijo comenzó a desarrollar con el fin de tener control sobre el brote Diclonius. La segunda era que Lucy la Reina, el Eva mitocondrial de la nueva humanidad fecundara a la nueva generación de Diclonius.

Su hija, Anna, carecía de inteligencia a nivel de genio de la familia, así como su marca de superioridad: los cuernos. Aún tratando de ser útil para él, Anna acordó que soportar experimentos sobre sí misma, y ​​al parecer se convirtió en un globo semejante criatura monstruosa de tamaño en cuya forma se podría calcular conjuntos increíblemente complejas de probabilidades detallados que implican los planes de su padre, pero se vio obligado a flotar en el lago subterráneo debido a su masa. Ella se convirtió en el Oráculo Lebensborn. A pesar del dolor en cuestión, que implicaba un aumento en su capacidad craneal, estaba feliz de servir a su padre. Kakuzawa creía verdaderamente que había creado una Diosa.

Escape de Lucy

Después de tres años, Lucy logró escapar del Instituto de Investigación Diclonius. Al día siguiente, el Director Kurama envía inmediatamente una unidad SAT a Kamakura, con el fin de localizar y recapturar a Lucy, pero la misión fracasa. Kakuzawa, al enterarse de que Kurama ordenó a la unidad SAT matar a Lucy en lugar de capturarla de nuevo, advierte que use otros métodos. A pesar de su enorme afecto paternal, Kurama envía a Nana, la única Diclonius Silpelit que se puede manejar sin peligro alguno por su docilidad, para encontrar a Lucy, mediante el uso de su "telepatía Diclonius", pero de nuevo su intento de recapturar a Lucy falla, ya que como consecuencia, su enfrentamiento termina con el desmembramiento brutal de Nana.

Al verla tan inservible, Kakuzawa dio órdenes a Kurama de matar a Nana, a sabiendas de su afecto. Pero Kurama desobedece y libera a Nana proporcionándole unas prótesis para que pudiera desenvolverse. Kakuzawa, a fin de hacer pagar a Kurama por su desobediencia, ordena a Shirakawa enviar a la Silpelit # 35 cuyo nombre real es Mariko, la verdadera hija de Kurama, para volver a capturar a Lucy, y si la oportunidad se presenta, matar a Nana.

Proyecto fallido

Al final, Kakuzawa recaptura a Lucy y le reveló todos sus planes. Lucy lo rechazó todo, diciendo que había crecido creyéndose la historia de fantasía de su familia y que su malformación no tenía nada que ver con los cuernos de los Diclonius siendo simplemente un humano después de todo y finalmente producto de la ira al saber que su madre nunca dejó de buscarla y que fue también una víctima de estos experimentos, termina matándolos a él y a su medio hermano, sintiendo que su línea de sangre tiene que morir. Tras asesinar a Kakuzawa, Lucy afirma que de ser un Diclonius real (de lo que Kakuzawa se jactaba todo el tiempo) ella habría podido sentir su presencia. Lucy también aparentemente mató a Anna, quien admitió que sabía que los miembros de su familia no eran verdaderamente Diclonius, pero que permitió a su padre mantener su ilusión hasta el final. Su legado fue destruido poco a poco ya que la isla fue bombardeada y cientos de Diclonius airados despertaron. Sólo Anna, que no había sido asesinada y cuya forma monstruosa era sólo una cáscara de su cuerpo real, sobrevivió de toda la familia. El cuerpo sin cabeza de Kakuzawa fue arrastrado por el mar así como también, la isla desde donde pensaba que iba a rehacer el mundo se hundió bajo las olas.

Galería

Referencias

  1. Reparto del doblaje